Leccion 18
La Iglesia

LOS SACRAMENTOS DE LA IGLESIA


LECTURA BÍBLICA: SAN MATEO 26:17-29

TEXTO PARA MEMORIZAR: 1°CORINTIOS 11:26

El Bautismo y la Cena del Señor son los sacramentos de la Iglesia: La Cena del Señor. Jesús la instituyó en su última pascua como un acto conmemorativo. En la Iglesia primitiva se trata como “el partimiento del pan”. La cena del Señor es un acto de obediencia al mandato de Cristo, como cabeza de la Iglesia. Se conmemora la muerte expiatoria y el derramamiento de sangre del Salvador. En la Cena se proclama la fe. Es una confesión de la Iglesia. La Iglesia declara el regreso de Cristo poniendo fin a su obra redentora. Es comunión con el Señor. El creyente por la fe recibe fuerza y bendición. Es koinonía y una declaración de unidad del cuerpo de Cristo. La Iglesia de Cristo celebra la mesa del Señor como un privilegio, pues, es la figura que anticipa el día que la tomará con Jesús en su reino. Es el suceso más notable y bello ya que se abrió el camino para que el hombre volviera a tener comunión con Dios. En la Cena del Señor hay un recuerdo del Pacto entre Dios y su pueblo.

LA CENA DEL SEÑOR

En la Cena del Señor se celebra de antemano la comida y la bebida del gran banquete en la mesa del Rey. Acudo a la mesa como miembro de la familia de los redimidos. Al venir a la mesa recibo las bendiciones de la tierra y del cielo en forma especial, a la gran Cena de las Bodas del Cordero, en la cual hay un lugar reservado. El pan y el vino son alimentos espirituales. El pan no se vuelve el cuerpo de Cristo ni el vino se transforma en sangre; eso ocurre en la Misa Iglesia Católica (transubtanciación).

1°CORINTIOS 11:23-26
SAN JUAN 6:53-57
APOCALIPSIS 19:9

¿QUÉ SIGNIFICA CENAR INDIGNAMENTE?

Examinarse a la luz de la Palabra, es necesario para “discernir” esta amonestación ¿Qué del egoísmo y de la enemistad? En forma práctica: se prohíbe a los adúlteros, fornicarios, ladrones, no miembros de la Iglesia cenar, puesto que son indignos ¿Y toda la obra de la carne reunida? ¿Si? En la Cena del Señor debe reflejarse el carácter de Cristo. En nuestra adoración y oración, debemos asegurarnos que nuestras relaciones sean correctas. Examinémonos frente a Dios. La Cena del Señor es el acto más sublime en la tierra; recordamos la muerte y resurrección de Cristo.

1°CORINTIOS 11:27-29
MATEO 5:23-24
SALMOS 139:23-24