Leccion 22
Mayordomia

¿QUÉ ADMINISTRA LA IGLESIA?

LECTURA BÍBLICA: SAN MATEO 20:20-28

TEXTO PARA MEMORIZAR: FILIPENSES 2:7

La Iglesia administra vidas. Cristo escogió a doce para la organización de su Iglesia, seleccionando a hombres con virtudes. El hombre es el elemento humano, constituyéndose en factor primario, o el recurso más valioso de una organización, ya que, el hombre posee ingenio creador, innovación, ideas y están capacitados para la resolución de problemas. La iglesia del Señor, tal como en el Éxodo requiere organización. En el campamento y en el tabernáculo todo se realizaba de acuerdo a un plan. Algunos creen que cuando se establecen gobiernos administrativos se obstaculiza al Espíritu Santo y el liderazgo espiritual desaparece. Una organización equilibrada es sana y es antítesis al despotismo, anarquismo y nepotismo, que tanto daño provocan en las congregaciones, llevando a estos a la frustración. Si pensaba que solo se administraba dinero, se ha equivocado. La Iglesia está formada por tres elementos: Personas. Bienes materiales y un Sistema de Normas.

1. SOMOS SIERVOS

La administración está basada en la palabra de Dios. El cristiano está para servir a los que están bajo sus órdenes. El pensamiento filosófico del mundo emplea su autoridad para enseñorearse de los que están bajo su tutela. La filosofía administrativa que rige hoy es humanista y materialista, definiéndolas estos como “el lograr hacer el trabajo por medio de otros” como resultado de esta filosofía, la autoridad y poder como medio para controlar a las personas.

SAN MATEO 20:20-28
SAN MATEO 6:33
1°TESALONICENSES 4:1, 11, 12

2. EL RECURSO MÁS VALIOSO

Jesús vino a dar su vida por el hombre; dedicó tiempo en adiestrarlo para la acción. Ocupó sus habilidades y poder creador. Supo reconocer el potencial y les ofreció la preparación. La Iglesia se ha preservado porque su fundador instaló su programa en hombres que continuarían su empresa. Han pasado veinte siglos y esta empresa permanece. Las organizaciones mueren cuando las tradiciones (antes nunca lo hacíamos así) las ahogan. Jesús usó el recurso más valioso. El hombre.

GÉNESIS 1:26
GÉNESIS 11:6
SAN MATEO 19-20