Leccion 16
Mayordomia

REEDIFICAR LA CIUDAD

LECTURA BÍBLICA: NEHEMÍAS 2:1-20

TEXTO PARA MEMORIZAR: 1°CORINTIOS 4:1-2

Reedificar los muros de Jerusalén era la tarea asignada a Nehemías. Había que restablecer la ciudad. La moral se confundía con la tierra. Jerusalén no tenía defensa. Parece un cuadro vívido, Jerusalén con la Iglesia de hoy. Debilidades carnales, desengaño, divisiones, apropiaciones de bienes dados para Dios. La Iglesia es una pintura de un pintor Bosnio, que graficó en su pincel la destrucción. La Iglesia dejó de ser la fuerza espiritual que contenía la maldad, se ha marchitado. Se ha abandonado la fidelidad de la bíblia. La secularización de la vida del creyente, las dudas teológicas, el abandono de la fe en un Dios Santo. El ignorar el verdadero nuevo nacimiento. La informalidad creciente para designar cargo o nombramientos ministeriales por conveniencias o los autonombrados “líderes” que se pasean por los canales de televisión y han socavado los cimientos de la depositaria de la piedad, la verdad, y, como una analogía trágica; el mundo hace guiños aprobadores como signo de justificar sus acciones (Países que solicitan a sus gobernantes que dejen sus cargos)

1. HOMBRES MOTIVADORES

Los grandes hombres son grandes motivadores. Nehemías dijo “Vamos reconstruyamos, dejémonos de llorar” Luego, definió la estrategia, las metas y el costo de cada acción. Los verdaderos líderes son maestros de la motivación. Nehemías era un maestro motivador y comunicador. Proyectó la perspectiva de acabar con la destrucción y en un discurso impactante como líder, les señaló como Dios lo condujo para la acción. Y al finalizar todos dijeron ¡Manos a la obra!

NEHEMÍAS 4:6
DEUTERONOMIO 32:46-47
JOSUÉ 24

2. HOMBRES ENGENDRADOS POR EL ESPÍRITU SANTO

Se necesitan columnas de fuego, hombres ardiendo, quemados por el vivo anhelo de reedificar a su Iglesia. Hombres engendrados por el Espíritu Santo para una generación degenerada y corrupta. Hombres que oren con el corazón (Nehemías oró) Se requieren Josués para llevar a la Iglesia a la tierra prometida y llena del Espíritu. Estamos arruinados por un evangelio humano maldecidas por cultos sin palabra. Faltan hombres inspirados que inspiren y pongan mano a la obra y de salvar la Iglesia.

ISAÍAS 64:7
1°REYES 18:41-46
HECHOS 7:51-59