Lección 5
Las Últimas Cosas

LA MUERTE DE CRISTO

LECTURA BÍBLICA: SALMOS 22:1-31

TEXTO PARA MEMORIZAR: ROMANOS 4:25

El Salmo 22 fue escrito mil años antes de la muerte de Cristo, predice la escena de la cruz siendo una revelación divina. Isaías describe su muerte, en forma extraordinaria. En Génesis 3:15 aparece la primera profecía de su obra, aplastando la cabeza de la serpiente. Zacarías 12:10, 13:6-7 alude con toda claridad la muerte de Cristo. Cristo mismo anunció su muerte. Mr. 16:21, 17:22-23. En los Evangelios Sinópticos narran su muerte y la cena del señor como su memorial. San Juan lo presenta como el Cordero, aludiendo al sistema de sacrificio. En el Apocalipsis es el sacrificio contemplado desde el principio. En Corintios, muerte es locura para los que se pierden, para los que se salvan es poder. 1ra Co. 1:18, 22,24. En Gálatas 1:4. Para rescatarnos de este mundo malvado. En Efesios 1:7. Su muerte nos compra de la esclavitud del pecado y nos perdona. En Tito 2:14 nos libra del pecado y nos convierte en santos. El apóstol Pedro 3:18 Cristo trae a Dios y lo acerca. Hebreos 2:9-18. Anula por medio de la muerte al que tiene el dominio de la Muerte.

1. TIPO DE LA MUERTE DE CRISTO

El altar de bronce, tipo de la cruz en la cual murió. Las dos avecillas, la que muere representan la muerte y la dejada libre la resurrección. La sangre de la expiación no quitaba el pecado, la sangre de Cristo en su muerte sí. Los cinco primeros capítulos de Levítico anuncian las ofrendas (holocausto, oblación, ofrenda de paz) como tipo de la obra que hará Cristo con su muerte. José fue rechazado y maltratado por sus hermanos, Cristo fue maltratado, rechazado y muerto por los suyos.

SAN JUAN 3:14-15 GÉNESIS 22:7-8 LEVÍTICOS 23:18

2. ¿POR QUÉ SU MUERTE?

Su muerte fue necesaria como solución al pecado, no fue Judas, los fariseos, los Saduceos, ni Pilato los responsables de su muerte. Fue el pecado del hombre, nuestra inquietud; fue mi maldad la que puso a Cristo en la cruz. Además el deseo ferviente de Dios de restaurar la corona de su creación. La muerte de Cristo es la bendición más grande de la historia. Él lo decidió por amor al hombre ¡a ti y a mí!

SAN JUAN 3:16 ROMANOS 6:23 ISAÍAS 53:5