Lectura 3
Las Últimas Cosas

ESCATOLOGÍA INDIVIDUAL

LECTURA BÍBLICA: SAN LUCAS 16:24-26

TEXTO PARA MEMORIZAR: 2° CORINTIOS 5:1

Es imprescindible señalar que para el planteamiento de una escatología individual, esta descansa en la inmortalidad del alma. La inmortalidad es un atributo que solo le corresponde a Dios. Nuestra alma es inmortal, gozaremos una vida eterna por los méritos de Cristo. Sólo Dios es eterno, absoluto: No tuvo principio ni tendrá fin. La muerte no es un castigo para los cristianos. Dios usa la experiencia de la muerte para completar nuestra santificación (Hechos 20:24). Cuando los cristianos mueren sus almas van a la presencia de Dios (sus cuerpos quedan en la tierra). En el A.T. Génesis 1:2-6 es el primer asomo de inmortalidad. Salomón dijo “Dios ha puesto eternidad en el corazón de ellos” (Eclesiastés 3:11); El salmista declara “Más la roca de mi corazón es Dios para siempre” (Salmos 73:26); El profeta Daniel con toda claridad sobre la vida después de la muerte dice: “serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza perpetua” (Daniel 12:2). La inmortalidad del alma del creyente fue declarada por Jesús. “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá” (San Juan 11:25).

1. PROMESA PARA LOS JUSTOS

“Que pena que la vida sea tan breve” escribió un poeta. La vida nueva en Cristo es demasiado corta con todo el gozo vivido. Si esta esperanza solo fuera para esta vida seríamos los más miserables de todos los mortales. Esta esperanza está en los libros de Job. El salmista dice “En tu presencia hay plenitud de vida”. Esperamos el cumplimiento de uno de sus anuncios más emocionantes que hombre alguno no puede pronunciar “en la casa de Padre muchas moradas hay”; Pablo proclama “Y los muertos en Cristo resucitarán primero…”

JOB 19:25 1° CORINTIOS 15:19 SALMOS 16:11

2. ¿Y QUÉ PASA CON LOS NO CRISTIANOS?

Los que le rechazaron, los maldicientes; los que despreciaron el evangelio; los que jugaron con Dios. Sus almas van inmediatamente al castigo eterno, sus cuerpos seguirán en la tierra. Hasta que Cristo regrese. La inmortalidad del alma del pecador queda esclarecida cuando enseña sobre el castigo de los “Cabritos”.

SAN MATEO 25:41-46 APOCALIPSIS 20:12 SAN JUAN 5:28-29