Leccion 6
Gracia

EL PACTO DE LA LEY

LECTURA BÍBLICA: GÉNESIS 12:1-3

TEXTO PARA MEMORIZAR: ROMANOS 3:20

Es un pacto con la nación Hebrea; contenía la ley moral, los diez mandamientos. Estatutos para gobernar la vida social, leyes sanitarias; ley ceremonial, instrucciones para una vida religiosa, leyes espirituales, toda la ley es profundamente espiritual. Cristo nos enseñó: la ley está sustentada en el infinito amor a Dios y el prójimo. El hombre fracasó, no porque la ley fuera débil, sino porque la carne lo era. Cristo afirma no abrogar la ley, sino cumplirla, como señal del pacto; el sábado, dado a Israel no a los gentiles. El día de reposo no lo cambió Constantino. La iglesia primitiva observaba el domingo. No es un día para el placer, paseos o diversiones religiosas, sino es para la adoración. El reposo del cristiano es una persona, Cristo, y no un día (sábado). Hace más de dos mil años el sábado fue anulado, puesto que fue deshecho en la obra de la cruz. El día del señor se observa por amor y no por ley, al comenzar la Dispensación de la Gracia.

1. LA LEY, COMO SUBSIDIARIA DE LA GRACIA

El apóstol Pablo pregunta ¿Qué pues, es la ley? No es prevenir el pecado, sino descubre el pecado. Es un modelo para caminar rectamente, pero no es el camino de la vida. La ley es subsidiaria de la gracia, ya que fue añadida después de la promesa. La ley fue añadida por ira, para revelar el castigo del pecado. Para engendrar servidumbre y muerte, para hacerle ver al hombre que era esclavo y condenado. Entonces la ley fue añadida al pacto de Gracia.

GÁLATAS 3:19 ROMANOS 5:20 y 4:15 2° CORINTIOS 3:6-9

2. LA LEY, EL AYO DE LA GRACIA

De manera que la ley ha sido nuestro ayo para traernos a Cristo. La palabra griega pedagogue, significa: “el esclavo que conducía al niño a la escuela, para que el maestro le enseñara”. El esclavo tenía el deber de acompañar al niño para que éste no se extravíe. La ley no enseña el camino a la vida, sino que el ayo - el esclavo - la ley como subsidiaria no puede salvar, sino que trae al pecador para que alguien haga algo por él. La ley es un ayo para traernos a Cristo.

GÁLATAS 3:24-25 ROMANOS 3:20 GÁLATAS 4:4-5