Leccion 13
Gracia

EL LLAMAMIENTO A LA SALVACIÓN ES UNIVERSAL

LECTURA BÍBLICA: SAN MATEO 28:18-20

TEXTO PARA MEMORIZAR: ROMANOS 1:16

La predicación del Evangelio no está limitada a raza, clase de hombre, es para el reprobado, como al elegido. Es un acto de gracia, que llama al pecador a aceptar la salvación que es ofrecida en Cristo. El Evangelio es presentado ofreciendo la Salvación tiernamente a los pecadores, a través de la fe y así alcanzar el perdón de pecados y acceder a la Vida Eterna. El llamamiento como esencia, es la presentación de los sucesos e ideas del Evangelio; es también una clara amonestación a dejar el pecado y arrepentirse de éste aceptando a Cristo como salvador. Este llamamiento tiene promesa: Perdón y la salvación. El perdón y la salvación como promesa son condicionales, sólo se alcanza arrepintiéndose y aceptando la verdadera fe. El corazón de Dios dulcemente espera que esta invitación sea aceptada prometiendo Vida Eterna a los que crean y se arrepientan.

1. LO QUE DIOS DEMANDA DEL HOMBRE

El llamamiento es una demanda de Dios al pecador. El hombre tiene libre albedrío para aceptar o rechazar. Al rechazarla, la demanda de Dios aumenta y su culpabilidad es mayor. Es un medio por el cual junta a los elegidos de todas la naciones. Sirve para justificar la condenación de los pecadores; si éstos menosprecian la salvación, su culpa es más evidente.

HECHOS 13:48 1° CORINTIOS 1:23-24 SALMOS 81:13-16

2. EL LLAMAMIENTO EXTERNO E INTERNO

Existe el llamamiento externo y el llamamiento interno. El primero es una llamada poderosa, que oferta la salvación. El interno es la operación del Espíritu Santo. La persona llamada es salva sólo aceptando la condición de creer y arrepentirse atendiendo la voz de su Dios, dirigiéndose ésta a la búsqueda iluminada por el Espíritu Santo que le llevará a la bendición y a la vida eterna y posteriormente a la gloria de Dios.

1° TIMOTEO 6:12 1° TESALONICENSES 2:12 ROMANOS 11:29