Lección 7
Ética y Conducta Cristiana

CARÁCTER DE UN HOGAR CRISTIANO

LECTURA BÍBLICA: SALMOS 128:1-6

TEXTO PARA MEMORIZAR: SAN LUCAS 2:40

Carácter (del griego charasso) significando “grabar”. El carácter no es la persona. Sino una propiedad de la misma. Cuán importante son los primeros años de la vida de una persona. “La niñez anuncia al hombre como la mañana anuncia al día” (J. Milton, poeta cristiano). El espíritu o esencia de toda familia cristiana es la integridad. Su forma de ser, su carácter, sus costumbres y hábitos. Valores morales y espirituales forman el primer ministerio. Cada familia tiene su sello, en donde el hogar es el primer laboratorio de la Palabra de Dios. Tradiciones, y costumbres culturales ocupan un lugar en el seno familiar. La forma de ser (idiosincrasia) componen su pensar y actuar. Las herencias de vidas paganas, de “cristianos, canutos” que tuercen la comunión con Dios. La familia cristiana es caracterizada por su bondad, virtudes ¡su hábitat es el entorno de Jesús! Abunda el Espíritu Santo para ser guía del hogar. Las raíces de una educación cristiana perdurarán en las generaciones venideras con firmeza y sin mixtura. Hay que considerar la cultura familiar del otro para formar un NIDO CRISTIANO.

1. RESTAURANDO EL ALTAR FAMILIAR

Si hay apostasía en estos días en las Iglesias es por culpa de los padres y es que no ha sido prioridad la educación cristiana formal. Una educación con la exclusión de Dios no es suficiente. La educación cristiana es una tradición indispensable como custodia de la fe y de la existencia de la vida cristiana en el mundo. Los padres son responsables de la formación moral y espiritual. El altar familiar hay que restituirlo. ¿Cómo?: Oración de apertura, lectura devocional, pequeño comentario, himno, oración final, petición por la necesidad familiar.

JOSUÉ 24:15 2° TIMOTEO 1:5 DEUTERONOMIO 6:5-9

2. LA ESCUELA DOMINICAL CENTRO DE FORMACIÓN

La fidelidad de tus nietos dependerá de la fidelidad de tus hijos. Muchos reclaman el corazón y la lealtad de tus hijos. No los malcríes, fórmalos en la casa de Dios. Muchos de ellos no conocen una Escuela Dominical, puesto que sus padres tienen otras prioridades en el día del Señor. ¿Hemos formado a nuestros hijos para que esperen una Patria Celestial? ¿Cómo responderán mañana frente a Dios? ¡Toda excusa es como trapo de inmundicia!

SAN MATEO 28:19-20 SAN JUAN 17:3 HEBREOS 3:12-14