Lección 19
Ética y Conducta Cristiana

ÉTICA CRISTIANA Y CIUDADANÍA

LECTURA BÍBLICA: ROMANOS 13:1-8

TEXTO PARA MEMORIZAR: FILIPENSES 3:2

¡Que privilegio! Tenemos dos ciudadanías. Una, la del cielo, donde tengo registro eterno comprado con la Sangre de Cristo. Dos, en la tierra. Aquí es nuestro lugar de trabajo, de soñar y proyectarse. Aquí existen las leyes impuestas por autoridades, existiendo sistemas políticos, afectando el terreno ético nuestro. Como creyentes, debemos acatar y obedecer, en todo lo que no sea contrario de nuestra conciencia cristiana, a las autoridades de turno, no importando el sistema político. Debemos señalar que la política no tiene verdades absolutas. Profunda contradicción, por la hipocresía que se vive. Cristianos que favorecen el ateísmo, agnosticismo y otros a la práctica de atropello a los derechos humanos. Es cierto, como Iglesia tenemos libertad de pensar, pero implica responsabilidad. Un líder cristiano insultó por TV al presidente de nuestra nación.

1. DEBERES CÍVICOS Y CRISTIANOS

El cristiano debe a las autoridades, de Iglesia como Sociedad sumisión y obediencia; honor y respeto: No por el temor de ser castigado, sino en conciencia. Es necesario pagar puntualmente tasas, tributos, contribuciones e impuestos, ya sea al rey, a superiores, al Estado, no olvidando que tenemos un deber sagrado con nuestro Salvador, de dar lo que es el banco del cielo (nuestro futuro) debemos dar (ofrendas, primicias, diezmos).

1° PEDRO 2:13-17 SAN MATEO 4:8-10 SAN JUAN 17:14-15

2. DEBERES POLÍTICOS

Parece poco espiritual, pero dejémonos de hipocresía, (forma de mentir o el fingimiento de sentimientos que no se viven) “la persona es el fundamento y el fin de la convivencia política”. Actualmente los partidos políticos son la institución menos legitimada: Los cristianos reconocemos la legítima pluralidad de opiniones temporales discrepantes, respetando a los ciudadanos que defienden su manera de ver. Oramos y amamos a los gobernantes por su ejercicio de honor; sin exclusión de bandera, colores, sólo la Sangre de Cristo tiene color. Los cristianos legitiman a los partidos políticos cuando pertenecen a ellos o tienen una indisimulada preferencia.

ISAIAS 1:18 SAN LUCAS 4: 18-19 AMOS 3: 3-5